Se bajó de la camioneta sin imaginar que la mu3rte lo estaba esperando de manera t3rrible. Clone

Se bajó de la camioneta sin imaginar que la mu3rte lo estaba esperando de manera t3rrible.

compartido

facebook sharing button
twitter sharing button
pinterest sharing button
email sharing button
sharethis sharing button

La bulliciosa ciudad de Barranquilla contuvo el aliento mientras la noticia se extendía como un reguero de pólvora: un concesionario de autos local, conocido por su comportamiento discreto, había sobrevivido a un ataque armado. Era un relato que resonaba por las calles, susurrado en cafés y discutido fervientemente en tonos apagados en las esquinas del mercado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *